Inicio » Negligencia Médica » Ejemplos de negligencias médicas

Ejemplos más frecuentes de Negligencia Médica en Las Palmas y Tenerife

Casos de errores médicos habituales

Si está pensando reclamar una indemnización por daños sufridos en un procedimiento médico o sanitario, debe de saber que no siempre debe de existir una negligencia médica propiamente dicha. 

En algunos casos, el daño ocasionado, puede ser simplemente como consecuencia de un mal funcionamiento del servicio de salud, y no por la mala praxis o incumplimiento de la lex artis que haya podido cometer algún sanitario. Sin embargo, este mal funcionamiento, también puede dar derecho a reclamar una indemnización por negligencia médica.

A continuación, podrá comprobar los ejemplos más comunes de negligencia médica y de mal funcionamiento de los servicios sanitarios por los que se puede reclamar una indemnización por daños.

El error de diagnóstico se produce cuando los servicios médicos diagnostican una patología y el paciente realmente padece otra diferente, por lo que el tratamiento que se ofrece es incorrecto. Es uno de los casos más frecuentes de negligencia médica.

Si este diagnóstico erróneo se prolonga en el tiempo, puede desembocar en graves secuelas o incluso la muerte del paciente, lo que puede dar lugar a la reclamación de una indemnización por negligencia médica al sanitario que haya podido cometer la imprudencia, y al centro médico o servicio de salud donde la misma haya tenido lugar.

Por ello, cuando se sospeche que el diagnóstico no es correcto, los abogados especialistas en negligencia médica recomendamos solicitar por escrito una segunda opinión facultativa en el centro sanitario en cuestión, ya sea un servicio público de salud, o un centro médico privado, para que sea otro médico independiente el que valore la situación del paciente y pueda emitir un diagnóstico alternativo.

Si desea saber algo más sobre el error de diagnóstico, puede visitar nuestra publicación sobre cómo reclamar por error de diagnóstico del ictus.

Algunos casos de negligencia médica, se deben a la conducta de algunos sanitarios que llevan a cabo procedimientos médicos para los que no están debidamente formados; porque lo ejecutan de manera deficiente o simplemente porque incurren en imprudencia en el desarrollo de su trabajo.

Este tipo de negligencia médica, aunque es común a todas las ramas de la medicina, se suele dar más en especialidades quirúrgicas.

Los médicos cirujanos deben identificar previamente el tratamiento quirúrgico más adecuado para cada paciente, y para su ejecución, deben ajustarse a los protocolos de funcionamiento habitual de su especialidad y de su servicio, así como a las técnicas quirúrgicas más modernas que tengan consenso en la comunidad científica.

Una imprudencia o error en una cirugía, puede tener graves consecuencias para el paciente, quien puede llegar a sufrir graves secuelas o incluso la muerte, lo que puede dar lugar a la reclamación de cuantiosas indemnizaciones por negligencia médica.

Cuando una persona contrata un tratamiento de cirugía estética, generalmente busca una mejora de su físico o de su bienestar personal y no la cura a una enfermedad, razón por la que el cirujano, o el centro médico con el que se contrata, debe garantizar un resultado satisfactorio para paciente.

Por ello, en casos de daños, secuelas o muerte derivados de un tratamiento estético, la responsabilidad del profesional es mayor que en la medicina curativa, en la que no se deber garantizar un resultado.

Un ejemplo claro son los errores en los procedimientos quirúrgicos por mastectomía. Si tiene interés en el tema, le recomendamos que consulte nuestra publicación sobre negligencia médica por secuelas de reducción mamaria.

Para saber si realmente se ha podido sufrir una negligencia médica en un tratamiento estético, los peritos y abogados especializados en derecho sanitario, deben analizar si el cirujano o equipo médico han podido cometer algún error o imprudencia durante la intervención quirúrgica y el preoperatorio; o si la información que se ha proporcionado al paciente a través del documento de consentimiento informado ha sido la correcta.

Durante todo el proceso de gestación, los sanitarios deben hacer los exámenes prenatales y pruebas de diagnóstico que garanticen que el embarazo es del todo normal, que el feto no presenta ninguna anomalía o enfermedad y que la salud de la madre no se vea comprometida.

Si no se realizan o interpretan correctamente estas pruebas, y como consecuencia de este error, la madre o el bebé sufren secuelas o la muerte, los profesionales responsables pueden incurrir en una negligencia médica por error de diagnóstico prenatal.

Durante el parto, el equipo sanitario (médicos, matronas, enfermeros …), deben ceñirse a los protocolos existentes, pero también deben saber interpretar las señales que indiquen que algo no funciona correctamente, y en consecuencia, puedan tomar decisiones que garanticen la integridad física del bebé y de la madre.

Las negligencias médicas que se producen durante el embarazo o el parto, son las que suelen llevar aparejadas las mayores indemnizaciones, ya que los daños ocasionados pueden desembocar en importantes secuelas y limitaciones, con necesidad de tratamiento médico y ayuda de terceras personas de por vida, así como un daño psicológico y moral para los familiares.

Los casos más habituales de negligencia médica durante el parto o periodo de gestación, suelen venir ocasionados por errores de diagnóstico prenatal; embarazos ectópicos tardíamente diagnosticados o tratados; secuelas por sufrimiento fetal; y en definitiva, negligencias médicas en el propio parto o cesárea.

Si desea más información puede visitar nuestras publicaciones relacionadas con la negligencia médica en el parto:

 

La falta de limpieza del ambiente hospitalario y del cumplimiento de los protocolos de asepsia, puede desembocar en el padecimiento de una infección hospitalaria, también conocida como infección nosocomial, lo que puede dar lugar a responsabilidad del centro médico, por negligencia médica.

Son múltiples las causas por las que una bacteria externa puede entrar en el ambiente hospitalario, pero en muchas de estas ocasiones, la contaminación es evitable, y la aparición de una infección hospitalaria puede considerarse un fracaso en los mecanismos de desinfección, dando lugar a responsabilidad del centro médico.

Los hospitales y clínicas, están obligados a cumplir escrupulosamente, un protocolo de asepsia del instrumental, de los quirófanos, de los conductos de aire acondicionado, de las habitaciones e incluso del personal a su servicio, debiendo incluso, documentar mucho de los procesos de limpieza.

Los pacientes con patologías previas que hayan entrado en contacto con una bacteria hospitalaria (como por ejemplo el estafilococo aureus o la pseudomona aeruginosa), pueden desarrollar un proceso infeccioso, que si no es tratado correctamente, puede derivar en múltiples complicaciones y secuelas, estando facultado a reclamar una indemnización por negligencia médica.

El consentimiento informado, es un documento que el médico está obligado a hacer firmar antes de una intervención quirúrgica o tratamiento médico de carácter invasivo, y que sirve para informar adecuadamente al paciente y éste pueda decidir libremente si se somete al mismo o no.

El documento de consentimiento informado, debe contener obligatoriamente una serie de elementos, siendo los más importantes: los datos del paciente, la descripción del procedimiento médico o quirúrgico al que va a ser sometido, las posibles alternativas a dicho tratamiento, los antecedentes médicos de interés del paciente y los posibles riesgos o complicaciones que tiene el procedimiento en cuestión.

Cuando el paciente sufre daños, secuelas o la muerte inesperada tras un tratamiento médico, es muy importante analizar el contenido del documento de consentimiento informado, ya que, un defecto en la manera de redactarlo, puede llevar implícita responsabilidad, aún cuando la intervención quirúrgica se haya realizado correctamente.

Es labor de peritos y abogados especialistas en derecho sanitario, trabajar de manera conjunta, para tratar de identificar los errores de redacción que tengan los documentos de consentimiento informado, y valorar la posibilidad de reclamar una indemnización por negligencia médica si se han producido secuelas o la muerte del paciente.

Si desea saber algo más sobre negligencia médica por ausencia o defectos sobre consentimiento informado, consulte nuestra guía legal sobre negligencia médica en el consentimiento informado.

Es bastante habitual que los pacientes de los servicios públicos de salud, se vean en la obligación de soportar largas listas de espera para pruebas diagnósticas o para cirugías programadas, esperas que, en algunas ocasiones, pueden generar un empeoramiento de su enfermedad, la aparición de daños o precipitar la muerte del paciente.

El paciente no siempre tiene la obligación de soportar los retrasos ocasionados por las listas de espera, ya que, en muchos casos, éstos se producen por un mal funcionamiento o una deficiente organización o desajuste de los servicios sanitarios, surgiendo la posibilidad de reclamar una negligencia médica por listas de espera.

También es habitual que las listas de espera sean muy largas cuando se produce una demanda muy alta de los servicios sanitarios, y la sanidad se ve sin suficientes medios materiales y humanos para atender a la misma.

La administración sanitaria tiene que adoptar medidas para reducir las listas de espera a plazos que puedan ser considerados “normales”, ya sea contratando más personal, o externalizando los servicios, ya que, en caso contrario, puede ser objeto de demandas por negligencia médica.

Cuando el paciente esté sufriendo una larga lista espera y tema por su integridad, se recomienda que presente una reclamación en el ámbito sanitario narrando su caso; y solicite una segunda opinión facultativa para comprobar si otro médico considera que la prueba diagnóstica o cirugía pueda tener carácter preferente. ´

La negligencia médica por retraso diagnóstico está muy relacionada con el error de diagnóstico, pero no es exactamente lo mismo.

La negligencia médica por retraso en el diagnóstico puede estar causada por múltiples causas, pero los casos más habituales se ocasionan cuando el paciente debe permanecer largos periodos de tiempo en listas de espera para poder realizarse una prueba diagnóstica, lo que en muchas ocasiones, impide que una patología sea detectada a tiempo.

También puede existir negligencia médica por retraso diagnóstico, cuando el médico, inicialmente, no interpreta correctamente la sintomatología del paciente, y en consecuencia, no se le realizan las pruebas diagnósticas que indica el protocolo médico en cada caso.

Aunque posteriormente se diagnostique una enfermedad, si el transcurso del tiempo ha precipitado secuelas, daños o la muerte del paciente, puede dar lugar a responsabilidad del médico, clínica u hospital, por retraso en el diagnóstico y no haber ofrecido el tratamiento adecuado.

El profesional y el centro sanitario, ya sea público o privado, debe emplear, los medios que la medicina pone a su disposición para diagnosticar correctamente una patología, y es labor de peritos y abogados especializados en derecho sanitario, detectar cuando una actuación ha podido ser negligente.

  • Error en la anestesia.
  • Error de diagnóstico de cáncer.
  • Error en tratamiento dental.
  • Error en tratamiento oftalmológico.
  • Error de diagnóstico de ictus.
  • Error en la medicación.
  • Denegación de tratamiento.
  • Retrasos de ambulancias.
  • Medicamentos defectuosos.
  • Falta de medios en centros sanitarios.
  • Prótesis defectuosas.
  • Amputaciones.
  • Lesiones medulares.
  • Olvido de material quirúrgico en operaciones.
  • Estado de coma tras una intervención.
  • Indebido tratamiento de datos médicos de carácter personal.
Medicina y derecho de la salud

¿Ha sufrido una Negligencia Médica?

Consulte un abogado especialista en Derecho Sanitario.

Contactar
Nuestras Sedes
  • Las Palmas: Abogados especialistas en negligencia médica Las Palmas.
  • Tenerife: Abogados especialistas en negligencia médica Tenerife.
  • Madrid: Abogados especialistas en negligencia médica Madrid.